Desafiando las cifras del paro

10 meses de becaria y por fin ha llegado el contrato, El Contrato.

Cuando eres becario parece que nunca vas a ser mileurista, que nunca vas a cotizar, que eso es cosa de otra época a la que le falta mucho tiempo por llegar. Te acostumbras a cobrar 300 euros, 180 en muchos casos o incluso nada; y a consolarte con que “al menos” estás trabajando. “Esto es lo que hay”, te dices. O por lo menos, eso era lo que me parecía a mi. Y sin esperarlo, de una semana para otra, consigues una oferta de trabajo y ves la luz, y con ella llega el esperado contrato.

De repente eres mayor, por fin eres mayor. Vas a empezar a cobrar un sueldo (bastante) digno con el que, al menos, te puedes comenzar a valer por ti mismo y dar de baja a tus padres (padre) como benefactores de tus andanzas por la capital.  Comienzas una relación estrecha con la Seguridad Social y las famosas retenciones dejan de ser un concepto abstracto para materializarse en un bicho carroñero que cada mes pasa a visitar tu nómina. Todo un lujo en los tiempos que vivimos y ante la lamentable situación de este, nuestro país.

Así que como miembro de una especie minoritaria y en posible peligro de extinción, los Recién Contratados, quiero mandar un mensaje de esperanza a todos los becarios que me puedan estar leyendo: ¡aún quedan puestos de trabajo!.  No desistáis en vuestra búsqueda y captura de un contrato porque están ahí, en algún lugar, escondidos y no son fáciles de pillar. Son pocos, pero de vez en cuando asoman la cabeza. Sólo hay que estar atentos y no bajar la guardia. Yo ya he conseguido el mío y la sensación es altamente recomendable.

Ahora sólo me queda despedirme de mi puesto de becario, no sin antes agradecerle la oportunidad dada y desearle suerte con el siguiente veinteañero que pille. Fue bonito mientras duró, pero nunca me volverás a ver.

1 comentario

Archivado bajo Reflexiones de una copy

Una respuesta a “Desafiando las cifras del paro

  1. “Enhorabuena por su ascenso”, que es lo que deciamos en la mili a el oficial que sumaba una estrella más a su bocamanga.
    Espero que esta nueva etapa de su vida sea tambien coronada por el exito que es lo que usted se merece.
    Y recuerde que todo en esta vida se paga hacia abajo y usted tendrá tiempo de sobra para reembolsar todo el tiempo y el dinero que se ha invertido en su educación, aunque el beneficiario o los beneficiarios, esten aun por nacer.
    Un abrazo….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s